XIV

Publicado por en en Blog
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 318
  • 0 Comentarios
  • Suscribirse a las actualizaciones

Donas alegría naciente en mí,

desconocedora de pena, 

a pesar de haber sido saco de piedras

en río seco.

 

Te arropé en mis manos;

tonta yo al creerlo,

eres tú quien me abriga.

Serafín en terciopelos negros

y las alas

en tus ojos.


Del próximo libro: No hay un adiós donde nunca existió un hola.

Última modificación en
0

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Viernes, 15 Diciembre 2017