Para reflexionar.

Publicado por en en Blog
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 399
  • 0 Comentarios
  • Suscribirse a las actualizaciones


Solo un mar a mis ojos; un mar
sin olas, sin peces, un mar seco que
bañaba mis raíces: un manto de fina
arena dorada.
Mi savia corría prudente por las
venas, mi tallo; se negaban a bailar
con el viento. Sus hojas, desmandadas
sin permiso, se atrevían en un
vaivén deseando alzar el vuelo lejos
de la piel…
El sol contaba los días y abrasaba
los pálpitos de mi pecho, la luna naufragaba
con millones de ángeles vestidos
de estrellas; luz siempre difusa
que se filtra por mi agrietada carne,

que sedienta de una gota de rocío seguía
siendo, para mí, joven…

Última modificación en
0

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Lunes, 18 Diciembre 2017
Usted está aquí: Inicio Maria del Pilar Herrero Para reflexionar.