Ser de luz. Entrega dos.

Publicado por en en Blog
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 381
  • 0 Comentarios
  • Suscribirse a las actualizaciones

En uno de los laterales del parque se hallaba la zona mas visitada por los niños ancianos; algunos venían solos y se relacionaban con semejantes, otros, acudían con compañía de sus ya viejos amores pero todos venían por igual exceptuando que algunos hablaban, y otros se quedaban con la vista perdida a la vez que alimentaban a los pollitos y patos del estanque, sentados desde los gastados bancos de madera.

 

Los pollitos y patos vivientes en el estanque, estaban repletos de comida pero eran tan nobles que incluso comían el pan que se les ofrecía por no causar aversión con sus desganas a los ancianos y ancianas, que se habían molestado en ir hasta su hogar para alcanzarles un manjar.

 

Las arañas, con sus largas patas se colgaban desde sus telarañas por cualquier lugar que fuese posible, pero el preferido para ellas era bajo el tobogán, a la espera de asustar a la niña más tímida.

 

No nos olvidemos tampoco de las ardillas que se descubrían subiendo y bajando por los árboles con sus colas peludas y de rojizos colores.

Última modificación en
0

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Jueves, 14 Diciembre 2017
Usted está aquí: Inicio Maria del Pilar Herrero Ser de luz. Entrega dos.