Prólogo de mi cuento: Un clavel en el desierto. Y unas palabras a su autor.

Publicado por en en Blog
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 553
  • 0 Comentarios
  • Suscribirse a las actualizaciones

Con mucho orgullo y agradecimiento, comparto aqui uno de los prologos del libro que saldrá proximamente a la venta, del cual se realizará un sorteo cuando confirmemos la fecha de su presentación, sabemos que será en el mes de septiembre,pero el día esta aun por confirmar, lo haré saber a mediados de Julio.

Bueno os dejo con la belleza de estas palabras, que sé estan escritas con amor.

 

Entre el desierto y el clavel

Pilar, María, busca flores en el desierto. Se trata de un clavel para más señas. Lo persigue con un lenguaje tan sencillo como metafísico, entre sugerencias, ambigüedades, misterios, mediando lo cercano y lo lejano a la vez. Ella es inocente, natural, y así son sus historias, que trazan un camino de imaginación y de cautelosa potencialidad respecto del porvenir.

Nuestra joven autora mira por el cristal del cuento, de lo elucubrado, de los sueños que se entretejen con la realidad, y halla magias y hadas que pululan por espacios relativamente próximos. Es una hacedora de lo irreal, que transforma en verosímil con potencialidades que crecen junto a su adelantada madurez. Ya ha dado en otras ocasiones pruebas de sus causas, que no se pierden, aunque se diluyan en este mundo que sólo divisa lo material.

Es una escritora atípica, y así lo hemos de reseñar. Se vuelca con la anécdota y trata de leer entre líneas aún antes de que se escriban. Se vuelca con los ecosistemas oníricos, con los paisajes compuestos de acordes de colores, y viaja en una estrella especial, la que le brinda su corazón inmaculado. 

Le gustan los gatos. Ya se sabe que los gatos, además de siete vidas, tienen un sexto sentido. Hay quien dice que conectan con el otro universo, con otras dimensiones, que otean lo que no acierta a percibir el ojo humano. En esta historia escudriña a través de los ojos de este animal divino, y contempla lo que no advertimos los mortales. ¡Por algo será!

El tiempo transcurre desde la paradoja de lo inanimado, pero con mucha vida, con la que juega desde un eje conceptual fundamental. Tiene los pies en el suelo, mas desea volar: se palpa en cuanto escribe. 

La existencia, como remedo que pueda ser de su historia, es un desierto con claveles. De nosotros depende que veamos a uno o a otros, que defendamos el erial o la belleza aromática, que miremos atrás o hacia delante. No siempre es fácil, pero conviene intentar pensar en clave futura. Sin duda, mientras tengamos autores o autoras como la aquí mencionada, podemos estar muy tranquilos. ¡Mucha suerte, Pilar!

Juan TOMÁS FRUTOS.

 

Ahora, mis palabras son para tí:

Muchisimas gracias gran amigo, siempre lográs emocionarnos, y para mi es todo un honor tener tu dedicatoría, y tenerte, como no, en la mesa de presentaciones, ya que; todo lo que esta cerca de tí se convierte en algo grande, por tu naturalidad de colocar en las cosas mas delicadas luz propia.

GRACIAS. 

Última modificación en
0

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Viernes, 15 Diciembre 2017
Usted está aquí: Inicio Maria del Pilar Herrero Prólogo de mi cuento: Un clavel en el desierto. Y unas palabras a su autor.