Página 31 y 32 del libro Un clavel en el desierto.

Publicado por en en Blog
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 457
  • 0 Comentarios
  • Suscribirse a las actualizaciones

El gato de las arenas se marchó sigiloso
y apenado sin mencionar más
palabras. Al poco recorrido detuvo
sus pies peludos y regresó.
—¿Estás así por la estúpida historia
que te ha contado la mensajera
colorida?
—No, no me gustan sus historias…
Pero no.
—A ver, no le hagas caso. ¿Sabes
lo que hacen con mi piel?

—No.

—Muchos de mis familiares han
sido capturados para robárnosla y
luego hacerse prendas y cosas así,
que se ponen sobre sus cuerpos. ¿Y
qué? Yo soy más listo que ellos, o al
menos sé que no he de matar si no es
para comer.
—Bueno, no me comerás a mí.
¿Verdad?
—Soy carnívoro, pero… —Acercó
a mí su hocico y aspiró—. Tu aroma
es deliciosamente dulce.
Temblé y volvió a marcharse.

Última modificación en
0

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Viernes, 15 Diciembre 2017
Usted está aquí: Inicio Maria del Pilar Herrero Página 31 y 32 del libro Un clavel en el desierto.