Creo que deberías comprender que, podrías a ver sido tú. Hermosa carta al mundo aún, humano.

Publicado por en en Blog
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 1952
  • 0 Comentarios
  • Suscribirse a las actualizaciones

A veces en la vida conocemos situaciones que deseamos no nos las hubiesen presentado;

 pero como es que al fin y al cabo han dejado una huella profunda en la piel marcada por invisible herida.

Y es, que el dolor intenso no se comparte, se entierra bajo la coraza de una tez de normal apariencia, y aún acuestas en la yema de tus dedos la lágrima que desciende de las pupilas tan conocidas hasta sus mejillas ahora pálidas.

Y, cuando te reprochan la inexistencia de tus lagrimas, aun la franja de tu lesión ocupa mas espacio en tu alma. Y es que dicen que el alma nunca olvida, siempre se repone como fuerza poderosa, pero cuando reconoce lo ya vivido, es el arma que bien te ayuda o te atormenta.

Pero que verdad mas grande, al paso del tiempo lo agradeces, no agradeces el sufrimiento ajeno, ni tan siquiera las situaciones, pero si comprendemos el aprendizaje y la razón de por que la existencia que mueve todas las cosas no los hizo llegar.

Dicen, una vez, me dijeron que cuando uno es adulto descubres que no existe la felicidad, y yo seguía convencida de que sí existe; pero no existe en un jarrón de rosas, ni existe en una joya, ni en un coche, ni tan siquiera en las cuatro paredes que forman tu hogar, pues todo ello puede desvanecerse como lo hace la lluvia por los alcantarillados al morir en su caída. La felicidad existe en las pupilas que te miran desde el espejo y saben que hoy es un día donde hay sol, donde hay una sonrisa de cualquier conocido o desconocido, eso no importa, que hay olor a un clavel que ha nacido cerca del paseo al trabajo, que un pájaro ha sobrevolado tu cabeza con un cante pasional, y la belleza no esta solo en los pétalos del clavel, ni en la luz, ni el trino, la belleza puede hallarse en los ojos del perro vagabundo que te mira con desconfianza y terror, pero en un segundo mas profundo te suplica protección a cambio de su fidelidad eterna, y la belleza esta en ver como un niño le da su trocito de almuerzo a pesar de que una madre le regañe por hacerlo diciendo que la comida no se tira.

Y es que, hay tantas cosas en la humanidad, que no vemos y otras tantas que desconocemos, nos hemos dejado llevar por una época de crisis que ha arruinado a mucha gente, gente que ha perdido su hogar, familias que se han roto por la desesperación, bebes dejados en orfanatos por no poder darle alimentos, un vecino que ayer te dejó sal para tu sopa, y hoy esta pidiendo en las calles, pero quizás debemos pensar que, el que ahora, parece que nos cuesta menos comprender que un vagabundo no es un mal, no mancha la apariencia de tu calle, no estorba si duerme en el portal de tu edificio en pleno dia, no tiene que darte aversión recoger algo de su mano cuando pretende darlo a cambio de unas monedas, pues esa persona ya ves, has podido ser tú.

 

Y escuchando música zen, y escribiendo como siempre por esa parte de mí que parece poseerme y descubrirme eterna, y débil, os dejo mis palabras escapadas, mientras una lagrima es ahora la que se desliza por mi cara, en amor al mundo y a la humanidad que aún, es humana. 

Última modificación en
0

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Lunes, 18 Diciembre 2017
Usted está aquí: Inicio Maria del Pilar Herrero Creo que deberías comprender que, podrías a ver sido tú. Hermosa carta al mundo aún, humano.