Sin más

Permanecer en el camino

con el alma de compañera.

Perecer de carne

en una pequeña grieta de la luna,

mirando pasear al universo

que aunque

mucho posee en su tripa gorda

también está en su soledad.

Última modificación en
Visitas: 419
0
Miguel de Cervantes también tenia temor ante la idea de mostrar su manuscrito al mundo, y ahora cogan y lean al conocido Don Quijote de la Mancha.

 

 

Todo gran soñador tiene grandes miedos

muchos golpes perpetuos,

y alguna estrella que hacer brillar en el universo.

 

 

Última modificación en
Visitas: 346
0

Publicado por en en Blog
XXXIX

El dolor en las grietas sangrantes,

 crecidas en los nudillos de la piel trabajadora;

los párpados pesados, pesados

igual que si veinte lluvias se posaran en las pestañas;

continúo. 

Los labios grapados

han absorbido todo el carmín en su simpatía;

reciclado inseguro en la mente,

ya no retiene

y con ello olvida; 

continúo. 

En algún instante,

el que nadie cree que existe;

sonrío con verdadera necesidad

fuerte en el cansancio,

feliz en el dolor,

viva en la muerte,

muerta en la vida.

Hay siempre una razón:

saciar el alma,

alma que se presta a la carne;

carne que ni es suya

ni mía.  

Última modificación en
Visitas: 494
0

Publicado por en en Blog
XVII

Niña infante en el mes de abril

cantas canciones que una madre compuso para ti;

¡Ay...!

niña pequeña, qué lejos está.

¿Dónde está la luna que ya no brilla en mi cielo?

Seguro, estará cuidando tus sueños.

¿Y las estrellas?

Hoy, seguramente, brillarán sólo para ti. 

En el viento, el abrigo de una madre.  

Próximamente saldrá a la venta.

Para mas información:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

www.edicionessigusa.com

Última modificación en
Visitas: 424
0

Publicado por en en Blog
Un trocito de UN CLAVEL EN EL DESIERTO.

Solo un mar a mis ojos; un mar sin olas, sin peces, un mar seco que bañaba mis raíces: un manto de fina arena dorada. Mi savia corría prudente por las venas, mi tallo; se negaban a bailar con el viento. Sus hojas, desmandadas sin permiso, se atrevían en un vaivén deseando alzar el vuelo lejos de la piel… El sol contaba los días y abrasaba los pálpitos de mi pecho, la luna naufragaba con millones de ángeles vestidos de estrellas; luz siempre difusa que se filtra por mi agrietada carne,  que sedienta de una gota de rocío seguía siendo, para mí, joven…

Soñaba alcanzar la montaña más lejana, que apenas imaginaba su contorno cuando el día ruborizado se escondía tras ella. Visualicé en tarde de verano un puente en el cielo; colores diversos e incluso desconocidos me dieron sed; aun sabiendo que bajo mis pies solo hay más y más arena, continúan viajando, buscando, y mis pétalos esperando que el más puro néctar me sacie. El viento puede ser mi mejor amigo: sus manos me acarician, al notar mi miedo me envuelven, y otras veces, cuando está enojado y gruñe, no le importa que yo sea pequeñito, no piensa que su fuerza me debilita y me golpea hasta que roba parte de mi cuerpo y se lo lleva con él.



COMPRAR LIBRO COMPLETO CON ILUSTRACIONES TODO A COLOR AQUI: http://www.edicionpersonal.com/tienda/?s=UN+CLAVEL+EN+EL+DESIERTO

Última modificación en
Visitas: 433
0
Usted está aquí: Inicio Categorías Blog